Desgaste del esmalte

Cítricos en el desgaste dental

Anteriormente hablamos de la sensibilidad dental, técnicamente llamada Hipersensibilidad Dentinaria (HD), refiriéndonos a ese dolor que se siente tras ingerir una comida o una bebida fría, caliente, ácida, dulce… o simplemente con la presión táctil. Esto sucede porque la dentina ha perdido su protección natural y queda al descubierto. Pero eso no queremos que pase, así que debemos saber lo que produce ese desgaste y cómo evitarlo.

¿Qué es el desgaste dental?

El desgaste dental se produce en el esmalte, una capa dura traslúcida de 2 a 3 mm de grosor compuesta por hidroxiapatita que recubre nuestros dientes y que si avanza llega a la parte más blanda, que es la dentina lo que nos producirá como decíamos al principio una molesta sensibilidad dental.

El esmalte protege a la dentadura de los estímulos externos, los que nos ocasionan los alimentos, las bebidas o cualquier cosa en las que intervenga la mordida. El esmalte de forma natural puede regenerarse en desgastes leves, pero si se observa que es constante y severo, será el médico dentista el que intervenga, por eso es importante la revisión anual por un especialista.

Debemos saber también que con el paso del tiempo los dientes también envejecen. Sí, el esmalte se va desgastando poco a poco, se trata de una pérdida de grosor que no debe alarmarnos y más si no notamos molestia alguna. Otra cosa es que se produzca de forma prematura ya que repercutirá en la estética y en la funcionalidad.

Desgaste

Tipos y causas del desgaste dental

Es importante conocer los diferentes tipos de desgaste que pueden sufrir nuestros dientes, así como los motivos que los causan. Y aunque son muy variables, en términos generales los reduciremos a tres:

Causas en el tipo Atricción:
El deterioro lo causa el contacto entre dientes, afección de bruxismo, bien por roces durante la masticación, disfunción o mala posición en las estructuras dentales.
Se identifica por el aplanamiento de los bordes incisales y las superficies oclusales o palatales.
Se puede solucionar con las férulas de descarga que se utilizan para amortiguar la fuerza que genera el bruximo al dormir y que son hechas a medida de la dentadura del paciente.

Causas en el tipo Abrasión:
El deterioro está causado por agentes externos como pueden ser una técnica de cepillado inadecuada y factores dietéticos.
Se identifica en la zona oclusal, incisal y/o cervical, afectando la superficie del esmalte que se encuentra debajo de las encías.
Debemos realizar un adecuado cepillado en cuanto a su técnica, frecuencia, dureza y calidad en los productos que utilicemos. También evitando comer alimentos que puedan afectarlos (semillas de girasol y otros frutos secos duros, hielo…). Tampoco es conveniente morder elementos como lápices o bolígrafos.

Causas en el tipo Erosión:
Aquí el deterioro se genera por procesos químicos que no implican las bacterias naturales del organismo, especialmente por ácidos que entran en contacto con los dientes.
Se identifican porque las lesiones son poco profundas y redondas que pueden ocasionar el hundimiento de la dentina y de dientes del maxilar.
Debemos evitar consumir en exceso bebidas carbonatadas y/o energéticas, zumos de cítricos. También los medicamentos broncodilatadores afectan, así como el consumo de vitamina C. Y solucionar si los hubiera problemas de reflujo gástrico o desórdenes alimenticios como anorexia o bulimia.

Desgaste dental con ácidos

Y hasta aquí las causas y síntomas que resultan especialmente evidentes en los casos más severos. Observarás que el desgaste dental tiene consecuencias directas en la estética de tu sonrisa y además en tu salud bucodental, por lo que ante la presencia de estos síntomas es recomendable que acudas a un especialista para que valore el caso antes de que el mismo implique una mayor gravedad.

¿Cómo se corrige el desgaste dental?

Los tratamientos preventivos son la mejor terapia, ya que se basan en eliminar los problemas que causan la patología. Solucionar el desgaste dental y evitar que empeore consiste en la eliminación de esos ‘contactos’ prematuros y la corrección en la malposición de los dientes.

Si hay un desgaste dental moderado la mejor solución es la restauración que puede ser realizada con varios materiales de restauración dental, como las resinas compuestas. Si el desgaste es excesivo se recurrirá a otras terapias dentales como las carillas en el sector anterior y las incrustaciones en el posterior.

Gracias a la especialidad de la estética dental los problemas de desgaste dental pueden ser resueltos con éxito, recuperándose de este modo la función de cada diente afectado y mejorando también la estética.

Está usted en buenas manos...

CONTACTE CON NOSOTROS

Si está interesado en solicitar cita, por favor llámenos al teléfono 963 419 090 o contacte a través de nuestro formulario de contacto.

Solicitar cita

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies